Redacción: Periódico Vértice / Foto: Agencias.

La final de la Liga de Campeones está resultando una odisea para muchos aficionados, especialmente para los del Real Madrid, obligados en su condición de visitantes a volar hasta los aeropuertos de Bristol y Birmingham.

Y es que el espacio aéreo de Cardiff, una ciudad con 325.000 habitantes, no da abasto con todos los aviones que aterrizarán el próximo 3 de junio con motivo de la final.

Así que serán los hinchas de la Juventus los privilegiados que aterrizarán en la misma ciudad donde se disputa la final, mientras que los blancos que lleguen, deberán viajar una hora y media más de autobús hasta el estadio.

Sin hoteles

La capacidad hotelera es otro de los grandes problemas. El Madrid, por ejemplo, ha tenido que alojarse en un hotel de cuatro estrellas. Para los aficionados y periodistas, desplazados hasta Cardiff, es casi una misión imposible encontrar una habitación a un precio razonable; y es que la ciudad galesa sólo tiene capacidad para 4.000 habitaciones.

Poco transporte

En Cardiff se esperan 170.000 visitantes el día de la final, por lo que se tiene previsto reforzar el transporte público, pero temen las autoridades que no se cubran las necesidades de todos los aficionados. Con los taxis también es mejor no contar, ya que el número de licencias en Cardiff apenas llega a las 300.

l

NO HAY COMENTARIOS

DEJAR UNA RESPUESTA